Por: Centro de Formación e Investigación para el desarrollo de la salud del pueblo Mapuche Ta iñ Xemotuam

La existencia de los pueblos indígenas en la actualidad se despliega en realidades heterogéneas que abarcan espacios y territorios ancestrales como también espacios urbanos, situación que se viene dando desde mediados del siglo pasado cuando a raíz de las situaciones de despojo colonial se masifican procesos de migración campo-ciudad de personas y familias indígenas que buscaban mejores condiciones de vida en la urbanidad

En el caso de los mapuche, los procesos identitarios se re articulan considerando complejas redes de asociatividad de personas, familias y comunidades que proyectan la vigencia de lo indígena en la ciudad, mediante la mantención de diversas prácticas de orden lingüístico (mapuzugun), ceremoniales (gijatun), lúdico-espirituales (palin), como también practicas medicinales (bawehtuwün).

En la mayoría de los ámbitos señalados, la disponibilidad de espacios es fundamental para este fortalecimiento identitario en la dimensión colectiva, articulándose lugares comunes para la recuperación de la memoria, el desarrollo de la identidad y la visibilización de lo indígena. En el ámbito de la salud y sobre todo en la Región Metropolitana y en la región de Valparaíso, se han articulado valiosas experiencias de atención, como de promoción de salud desde la perspectiva mapuche en las denominadas Ruka Lawen o “Casas de salud mapuche”, que han sido exitosas en cuanto a resultados en mejoras de la situación de salud de la población que acude a ellas y que es atendida por especialistas tradicionales de medicina indígena, representando un aporte para los no mapuche, que cada vez con mayor ímpetu acude a estos espacios en busca de mejora. En estos términos, las Ruka Lawen se articulan como espacios de significancia sociocultural y medicinal no solo para el pueblo mapuche sino que para la sociedad chilena en general.

Es por esto que como Centro de Formación e Investigación para la Salud del Pueblo Mapuche condenamos de manera explícita el atentado incendiario sufrido por la Ruka Lawen Witrapuran de Villa Alemana, Región de Valparaíso la madrugada del pasado 28 de septiembre. Independiente de quienes se atribuyan tal acto para nosotros es una de las manifestaciones de la escalada de violencia explícita y comunicacional que se viene desarrollando en el país en contra de las manifestaciones culturales y política mapuche. Lamentamos que el racismo, el odio y la violencia en la que se ha ido transformando la relación Mapuche-Estado ante la incapacidad de este último -desde sus diferentes gobiernos- de establecer mecanismos de relación política no asistencialistas, sólo se han impulsado procesos de judicialización, estigmatización y denostación de las legítimas demandas de reparación histórica y despojo del que hemos sido objeto como pueblo.

Cabe preguntarnos frente a este vil atentado, ¿será que el gobierno aplicará también la ley antiterrorista de pinochet toda vez que se ha quemado una institución de salud mapuche con el objetivo de provocar el terror en las hermanas y hermanos que allí trabajan y entre la población que atienden? ¿Qué pasaría si se hubiese quemado un consultorio chileno?, ¿Se hará presente un personero de gobierno en el lugar de los hechos?, ¿emplearan estas autoridades los tribunales y estos las policías para aclarar con celeridad el caso, cumpliendo asi con las garantías y los derechos de los pueblos afectados?

Instamos que frente a estos actos racistas y violentistas contra la ruka lawen o casa de salud mapuche se pronuncie el Ministerio de Salud y en especial sus Programas de Salud Indígena que trabajan con ruka lawen, toda vez que se trata de un atentado a la atención de salud mapuche en contexto urbano la cual es objeto de su intervención. ¿O sólo será la zanahoria que complementa el garrote?

Quienes trabajamos, pensamos y formamos personas desde las relaciones sanitarias y políticas entre los pueblos, repudiamos los actos racistas y violentos, también condenamos el accionar político mañoso, mediocre e irresponsable de los diferentes gobiernos que hacen oídos sordos a nuestras demandas como pueblo, entre ellas el ejercicio de la autonomía en distintos ámbitos del desarrollo, incluyendo la salud.

La persecución y represión de carácter colonial a nuestro sistema de salud mapuche no es algo nuevo, es más, la política represiva actual está afectando cada vez más a nuestras machi, por lo que no permitiremos que de la mano de la represión y encarcelamiento de nuestras autoridades espirituales se atente contra las casas de salud mapuche en contextos urbanos. Es por ello que denunciamos y rechazamos públicamente este atentado e interpelamos a las instancias del gobierno y la política de salud a pronunciarse y ocuparse frente a este atentado a la salud colectiva del pueblo mapuche.

Centro de Formación e Investigación para el Desarrollo de la Salud del Pueblo Mapuche

Ta Iñ Xemotuam

Septiembre de 2017.

xemotuam@gmail.com